lunes, 8 de febrero de 2016

La muerte de Ivan Ilich, El diablo, El padre Sergio, Leon Tolstoi.

Título: La muerte de Ivan Ilich, El diablo, El padre Sergio.
Autor: Leon Tolstoi.
Editorial: Salvat

Sinopsis:
El personaje dibujado por Tolstoi es Iván Ilitch, presidente de la Audiencia Territorial. El novelista pinta el mundo ineficaz y baldío de Iván y hace una dura crítica de la aristocracia, que tan a fondo conocía. No sólo refleja a Tolstoi en esta novela su personal terror a la muerte, sino que revela la profunda compasión que le inspiraban los humildes y oprimidos.

En esta novela de Tolstoi se le hace una fuerte crítica a la burocracia, ya que, para ir ascendiendo necesitan que Iván deje de vivir. Sus amigos que ocupan los lugares de más abajo esperan su muerte para ocupar su lugar. En este libro se refleja la enajenación de Iván Ilich, se concentra más en su trabajo que en su familia. El personaje principal se encuentra ya muerto en vida al estar enajenado y no vivir la vida humanamente, es por esto que le pierde el miedo al a muerte... la espera.



Mi parecer: 

Leyendo esto me puse a comparar a las personas con buitres ya que solo están a la espera de algún cadáver para poder comer.

Así transcurrió la vida de Ivan, el éxito que el logró, por el que lucho y también por lo que murió, y
llegan unos infelices como malditos animales carroñeros, el dinero definitivamente hace bailar a muchos cerdos codiciosos, y es que no me cabe en la cabeza la idea de desear que alguien se muera sólo por obtener su trabajo y más dinero, ¡por el amor del cielo! son unos dementes, y sé que vivimos en una sociedad donde la mayoría haría cualquier cosa por un pedazo de papel, es decir,, por dinero, nosotros le damos el valor a ese dinero, el dinero no es más que una ilusión, siempre lo ha sido así y siempre lo será, al igual que las piedras y los metales preciosos, nosotros le damos valor a todo.


La siguiente historia, El diablo, se trata de adulterio, donde leí algo que me llamo mucho la atención, quiero reflexionar sobre este punto en específico, todo el que mira a una mujer deseándola, ya adultero con ella en su corazón, y tiene razón por supuesto, al desear algo, mejor dicho, a alguien se nos pasan cientos de cosas por la cabeza, que haríamos con esa persona, me hizo gracias que nuestro personaje Euvgiene  el cual es un hombre casado no pueda deshacerse de su pasado con una amante (Ya que nunca fue más que sexo), y cuando la mira revive ese pasado y vuelve a desearla, y se siente tentado a "pecar", observé mucha la cultura de este hombre, porque el solo mirar a su ex-amante le hacía sentirse culpable (Aclaro que esta amante fue antes de estar casado) ¿Por qué sentirse culpable?
Claro que es la cultura, la sociedad, eso es la culpabilidad, es un límite que él en esos tiempos no debió cruzar, estaba mal, me reí mucho con está historia por ellos, además Euvgiene tratando de ocultar su pasado enredaba más las cosas, mejor léanlo y entenderán lo que les digo.

Y el último fue algo aburrido, la historia de un chico que se convirtió en fraile para sanar sus pecados así, no tengo nada más que decir al respecto.




Si quieren saber más lean el libro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario